Cómo poner precio a tus productos en 5 pasos

¿Quieres tener éxito empresarial? El secreto está en cuidar hasta el más mínimo detalle, incluyendo el precio de tus productos (del cual depende, en gran parte, la rentabilidad y las utilidades de tu negocio). Conoce cinco pasos básicos para establecer el precio de tus productos o servicios.

1.  Considera tu presupuesto financiero

Si te preguntas ¿cómo administrar mi negocio?, debes tener algo muy claro: antes de ponerle precio a tus productos necesitas un presupuesto inicial donde predigas los ingresos, los costos, las ganancias y las pérdidas de tu negocio. 

De acuerdo con la revista Entrepreneur, estos son 6 puntos clave para calcular tu presupuesto inicial:

  • Gastos de Incorporación (estudios y análisis de mercado, fabricación de productos, viajes para contratar proveedores, etc.).
  • Gastos de organización (licencias, permisos, costos legales, tu sueldo, etc.).
  • Sueldos de empleados.
  • Capital de inversión (dinero con el que adquirirás tu inventario inicial y los equipos/maquinarias para producir o trabajar, así como para contratar servicios básicos y arrendar un local).
  • Gastos operativos –deben estimarse para el primer año, como mínimo.
  • Flujo de caja

Es importante identificar los costos fijos y variables para saber cuánto capital necesitarás en un periodo determinado de tiempo y qué ganancias debes obtener para solventar los gastos de tu negocio, es decir, para que sea rentable. Una vez que identifiques el costo de fabricación/creación y comercialización de tus productos o servicios, puede calcular tu margen de utilidad.

2. Básate en la competencia

A menos que tu producto o servicio sea totalmente nuevo y no exista nada en el mercado que sea relativamente similar, puedes echar un vistazo a los precios de otras compañías o personas que ofrezcan ese producto o se encuentren en la misma rama/industria.

Es recomendable analizar varios factores de tus competidores:

  • Cuántos existen.
  • Cuál es el tamaño de cada empresa competidora (ojo, si estás empezando es difícil compararte con una cadena de tiendas, por ejemplo).
  • Qué precios manejan.
  • Qué fortalezas y áreas de oportunidad tienen y cuáles son las tuyas.
  • Cuál es la calidad de su producto o servicio, etc.

Recuerda, no se trata de ofrecer el producto más barato o el de mayor gama, sino de ser realista y ofrecer a tus clientes el mayor valor por su dinero, sin descuidar la administración de tu negocio: además del costo de la mercancía, tu precio también depende de tu capacidad de venta, de tener a los vendedores adecuados y contar con la estrategia de ventas correcta.

3. Analiza los beneficios de tu producto o servicio

Como mencionamos en el punto anterior, es bueno estudiar a tus principales competidores para detectar fortalezas y áreas de mejora. Tal vez un pequeño atributo de tu producto haga la diferencia, o quizá un servicio especial ­–como cerrar más tarde tu negocio, ofrecer atención a domicilio o enfocarte en un segmento de mercado– haga que tu empresa cobre relevancia para tus clientes.

Considera atributos como las características físicas de la mercancía (por ejemplo: empaque, diseño, durabilidad, calidad de los materiales, confiabilidad, rendimiento funcional, seguridad), el tiempo de garantía que ofreces y el nivel de servicio que brindas a tus clientes. 

4. Estima la fluctuación de precios

La incertidumbre económica no sólo afecta a las personas, sino también a tu empresa, así que debes entender los riesgos a los que estás expuesto(a). La demanda de productos aumenta y disminuye durante el año, por lo tanto, debes modificar tus precios para disminuir el riesgo vinculado a la fluctuación del mercado.

Por ejemplo, la fluctuación en los tipos de cambio (cuando aumenta el precio de las monedas extranjeras como el dólar) y los factores económicos (como la subida del petróleo) pueden incidir directamente en el precio bruto, en los impuestos o en la distribución de tus bienes. Esto significa que debes anticiparte a los cambios económicos considerándolos en tus precios.

5. Evalúa los métodos de pago que aceptarás

Probablemente sabes que sólo aceptar efectivo limitará las ventas de tu negocio, pero si aún no tienes claro cuáles métodos de pago te convienen, aquí te dejamos tres alternativas.

Aceptar pagos con tarjetas de crédito y débito, o recibir pagos en línea, incrementará la competitividad de tu negocio, pero no olvides que las empresas que ofrecen este servicio pueden cobrarte una comisión, así que debes contemplarlo en el precio final de tus productos (ojo, en México está prohibido cobrar más a tus clientes si pagan con tarjeta, así que el precio ya debe incluir la comisión).

Además, si piensas ofrecer Mensualidades Sin Intereses debes absorber el costo de financiamiento, por lo que vale pena estimar cuánto te costará ofrecer esta atractiva promoción para tus clientes.

¡Esperamos que estos pasos sean útiles para fijar los precios de tus productos o servicios! En Clip queremos ayudarte a incrementar tus ventas y darte consejos sobre cómo administrar tu negocio. Te invitamos a leer más artículos en el blog Clip y, si estás listo(a) para incrementar tus ventas aceptando pagos con tarjetas, no te pierdas las características de nuestras terminales punto de venta móvil.

agosto 16, 2018

PRODUCTOS CLIP