Promociones Clip móvil

Home

>

Tips para negocios

>

Cómo escribir correos de seguimiento efectivos y ejemplos

Cómo escribir correos de seguimiento efectivos y ejemplos

Cómo escribir correos de seguimiento efectivos y ejemplos

foto del autor del articulo
Efrén Pineda
clip logo
Clip

La Terminal de Pago para ti

Clip Total

Clip Total

Lector Premium

$1,999.00

$4,499.00

Hasta 18 Meses Sin Intereses de $112.00

4.9

★★★★★

Envío gratis

Todo un punto de venta en la palma de tu mano, con internet gratis e impresora de recibos.

Clip Pro 2

Clip Pro 2

$1,599.00

$2,999.00

12 Meses Sin Intereses de $134.00

4.8

★★★★★

Envío gratis

Terminal portátil con funcionamiento autónomo e internet ilimitado gratis.

Clip Plus 2

Clip Plus 2

Más vendido

$199.00

$449.00

4.8

★★★★★

Envío gratis

Lector Bluetooth con batería repotenciada para más ventas.

Enviar correos electrónicos de seguimiento es esencial, es trabajo del representante de ventas enviar tantos correos de seguimiento como sean necesarios hasta obtener una respuesta. No importa qué tipo de respuesta obtenga, una buena idea es insistir hasta que lo consigas.

Si tienes dificultades para saber qué decir en tus correos de seguimiento o si recibes tasas de respuesta muy bajas, lee el siguiente blog, para conocer mejor cómo escribir correos de seguimiento que no solo se abran, sino que también obtengan respuestas.

Cómo escribir correos de seguimiento

Cuando piensas en convertirte en un gran vendedor, la mayoría de las personas piensan que todo se trata de hablar. Sin embargo, se deja a un lado la idea de que los mejores vendedores saben cómo construir conexiones y eso es exactamente lo que hace un gran correo de seguimiento. Así que aquí están los pasos básicos para armar un correo exitoso.

  1. Enviar el primer correo: Esto quizá suena a obviedad, pero no puedes hacer un seguimiento si no tienes contacto con tus clientes, no importa por qué medio lo hiciste, pero es tu trabajo hacer seguimiento de cualquier correo al que desees obtener respuesta.
  2. Envía el primer seguimiento. Este correo debe ser una versión modificada de tu correo original. Debe comunicar el mismo mensaje, pero en un formato diferente. Por ejemplo, si tu correo inicial tenía varios párrafos, haz que este correo de seguimiento tenga solo dos oraciones.
    No escribas algo completamente diferente ni incluyas adjuntos. Simplemente resume tus puntos con más detalle.
  3. El segundo correo de seguimiento. No expliques nada, simplemente reitera tu llamada a la acción. Puedes pedirle a tu prospecto que te presente a la persona adecuada en su organización, programar una llamada o responder a tu correo electrónico, lo que sea que tenías como idea de interacción en tu primer interacción, úsalo.
    Por ejemplo, "Hola, ¿cuándo sería un buen momento para discutir esto? ¿Qué tal el martes o miércoles a las 10 a.m?"
  4. A los cuatro o cinco días después de tu tercer correo es momento de enviar el seguimiento 3. El correo electrónico de despedida. Este es el "último correo electrónico" donde te despides de un prospecto mientras apuestas por su aversión a la pérdida, un principio psicológico que describe la tendencia a preferir evitar las pérdidas en lugar de adquirir ganancias.

¿Con qué frecuencia debes enviar un correo electrónico de seguimiento?

El tiempo puede ser diverso, sin embargo, una buena idea es definir y probar cuál te funciona, pues una buena frecuencia de seguimiento te permite ser persistente sin resultar molesto. Esto es especialmente importante al interactuar con tomadores de decisiones.

Una buena idea y que muchos sistemas aplican es el siguiente flujo de trabajo:

  • 2 días después del primer contacto, se toma el primer seguimiento
  • 7 días: envía un seguimiento
  • 14 días: seguimiento
  • 30 días: seguimiento
  • ¿Aún sin respuesta? De ahora en adelante, realiza un seguimiento una vez al mes.

Los propios correos electrónicos de seguimiento no necesitan ser complicados, de hecho, lo simple casi siempre es más efectivo. Mantenlos directos y relevantes, experimenta con diferentes líneas de asunto de correo electrónico y aperturas de correo electrónico.

La importancia de la personalización en los correos de seguimiento

La personalización es una pieza fundamental en los correos de seguimiento. Aunque resulte tentador automatizar y replicar el mismo contenido para todos los correos, la personalización tiene un impacto significativo en las tasas de respuesta.

Cuando personalizas un correo, demuestras al receptor que te has tomado el tiempo y el esfuerzo para entender sus necesidades y contextos específicos. Estos correos son más propensos a ser abiertos y a generar una respuesta que aquellos que son genéricos o impersonales.

No solo se trata de incluir el nombre del receptor, sino de adaptar el contenido del correo a su sector de actividad, a las conversaciones previas que hayan tenido o a los desafíos que puedan estar enfrentando.

Los correos personalizados también ayudan a construir una relación más sólida con los prospectos, mostrándoles que eres persistente y estás genuinamente interesado en proporcionarles valor. De esta manera, la personalización se convierte en una herramienta esencial para convertir prospectos en clientes.

Ejemplos de correos de seguimiento efectivos

A continuación, se presentan algunos ejemplos de correos de seguimiento efectivos que puedes adaptar a tus necesidades específicas:

Seguimiento después del primer contacto

Asunto: Continuando nuestra conversación
Hola, [Nombre].
Fue un placer conocerte y hablar sobre [tema de la conversación]. Como mencioné, creo que nuestro [producto o servicio] puede ser una adición valiosa para [nombre de la empresa].
Adjunto a este correo algunos materiales adicionales para que los revises. Espero escuchar pronto de ti.
Un cordial saludo.
[Tu nombre]

Seguimiento después de una semana sin respuesta

Asunto: Recordatorio cordial: [tema de la conversación]
Hola, [Nombre].
Solo quería hacer un seguimiento de mi correo electrónico anterior y ver si tenías alguna pregunta sobre [tema de la conversación]. Si necesitas más información, con gusto te proporcionaré lo que necesites.
Quedo a la espera de su respuesta.
Un cordial saludo,
[Tu nombre]

Último correo de seguimiento

Asunto: Última oportunidad para [tema de la conversación]
Hola, [Nombre].
He intentado ponerme en contacto contigo en varias ocasiones sin éxito. Entiendo que puede estar ocupado, así que este será mi último intento de contacto.
Creo que nuestro [producto o servicio] puede ser de gran valor para [nombre de la empresa]. Si te interesa, me encantaría tener una conversación más profunda sobre cómo podríamos trabajar juntos.
Si no, simplemente házmelo saber y no le molestaré más.
Un cordial saludo,
[Tu nombre]

Estos correos son simples, directos y enfocados en proporcionar valor al destinatario. Recuerda personalizar cada correo en función del destinatario y su situación única.

En conclusión, los correos electrónicos de seguimiento son una herramienta esencial en la comunicación empresarial y pueden tener un impacto significativo en tus tasas de respuesta. A través de un proceso ordenado y persistente, puedes mantener el contacto con los prospectos sin llegar a ser intrusivo.

Una buena práctica es establecer un flujo de trabajo que te permita hacer seguimientos constantes, considerando un espacio de 2 días hasta un mes entre cada envío. Es fundamental mantener la simplicidad en tus correos, siendo directo y relevante.

Una personalización eficaz, que vaya más allá de incluir solo el nombre del receptor, puede marcar la diferencia, haciendo que tus correos sean más propensos a ser abiertos y generar una respuesta. Recuerda adaptar el contenido a la situación particular del destinatario, mostrando genuino interés en proporcionar valor.

Mediante el uso efectivo de los correos de seguimiento, puedes fortalecer tus relaciones con los prospectos y aumentar tus oportunidades de convertirlos en clientes.