Hay un beneficio disponible para tu negocio

Regístrate

Home

>

Tips para negocios

>

Diferencias entre tarjetas de crédito y tarjetas de débito

Diferencias entre tarjetas de crédito y tarjetas de débito

Diferencias entre tarjetas de crédito y tarjetas de débito

foto del autor del articulo
Efrén Pineda
clip logo
Clip

La Terminal de Pago para ti

Existen innumerables investigaciones que indican que para establecer una sociedad con mayor movilidad social y con menos pobreza se necesitan servicios financieros más accesibles, pero también una mayor educación financiera para que las personas puedan aprovechar los beneficios al máximo cuando contraten un seguro, una tarjeta, una cuenta de ahorros, etc.

Por ello, hoy queremos hablar de los productos financieros más usados por personas y emprendedores: las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito. Pero, ¿por qué es importante analizar y comparar estos productos financieros?

Piénsalo, hasta ahora has invertido un montón de esfuerzo para que tu idea de negocio se haya convertido en un producto o servicio, así que el siguiente paso será tener las herramientas para administrar mejor tu negocio y tus finanzas.

¿Qué es una tarjeta de débito?

Para empezar, una tarjeta de débito es un plástico que permite pagar y almacenar una suma de dinero a una cuenta bancaria. De cierta manera, una tarjeta de débito funciona similar al efectivo puesto que no puedes ocupar una cantidad mayor a la que tienes en el momento, lo cual puede ser muy atractivo para aquellos emprendedores que se preocupan por generar deuda innecesaria. 

Pero hablando específicamente de los dueños de los pequeños y medianos negocios es mejor considerar algunos factores al utilizar este tipo de servicios financieros. Para ilustrarlo mejor, te compartimos esta lista de pros y contras.

¿Cuáles son las ventajas de una tarjeta de débito?

Como hemos dicho, al ser una representación de tu dinero real dentro de una institución financiera, al hacer una compra, el dinero se retirará directamente de tu cuenta, y sólo puedes gastar los fondos disponibles.

Al utilizar tu dinero, no estás haciendo uso de otros fondos por lo que no hay cargos por intereses, no te preocupa si vas a pagar la deuda más adelante y sabes tu capacidad de gasto.

Si quieres solicitar una cuenta de débito, los requisitos para aplicar son poco exigentes, incluso hay opciones digitales que te ayudarán a realizar este proceso más simple y rápido, para que no pierdas tiempo si quieres solicitar alguna.

Algo que siempre mencionamos para mejorar tus finanzas, es que es importante separar tus finanzas personales de las de tu negocio, así que tener una cuenta de débito, te ayudará a mantener cada una por su lado. 

Desventajas de una tarjeta de débito

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas, ya que tener una cuenta de débito para tu negocio siempre trae consigo algunas comisiones por el simple hecho de manejar tu dinero en el banco, otras cuotas que podrías pagar es por sobregiro (es decir, que quisiste gastar más de lo que tienes) y hasta por no tener un saldo mínimo en tu cuenta.

Deberás poner especial atención en comisiones que pueden llegar a ser molestas, como por ejemplo aquellas por utilizar un cajero automático de un banco diferente al emisor, por manejo de cuenta mensual y hasta por transacciones en el extrajero, por ello debes fijarte en la cuenta que estás por abrir.

La desventaja más grande es que si hay un fraude y te roban el dinero, la cantidad no podrá devolverse a la cuenta hasta después de que el banco termine su investigación. Ya que al ser dinero tuyo, al banco no le da mucho interés y este dinero se te puede devolver hasta más de 100 días después.

Claro, actualmente ya existen muchas instituciones financieras que ofrecen tarjetas de débito con estos servicios, sin las excesivas comisiones que muchos bancos tradicionales cobran a sus tarjetahabientes. Lo importante es que analices y preguntes cuáles son los términos y condiciones de cada opción que consultes. 

En conclusión, debes pensar que tu tarjeta de débito es como un cheque pero más rápido. Cuando hagas una compra, saldrá directamente de los recursos que tengas en tu cuenta.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito permite a los titulares de la misma pedir un préstamo para pagar bienes y servicios. Técnicamente, una tarjeta de crédito te permite pedir dinero prestado y devolverlo en un ciclo mensual sin intereses (si pagas el monto para no generar intereses).

También puede ayudarte a diferir un pago con una tasa de interés y, dependiendo del banco, puede incluir un cargo adicional pactado. Adicionalmente, prácticamente todas las instituciones que brindan estos productos financieros ofrecen distintos beneficios, promociones e incentivos para que los uses.

Ventajas de una tarjeta de crédito

Una de las ventajas más grandes es que facilita la liquidez de tu negocio, ya que al ser una especie de “préstamo” puedes comprar algo ahora y pagarlo después, digamos que el banco financía esa compra con la promesa de que tu la vas a pagar.

Las protecciones contra el fraude son mayores, pues al ser dinero del banco, están más al pendiente de los gastos y todo lo que lo envuelve, si se realiza un cargo no reconocido, inicia una investigación, pero durante el tiempo que dure dicha investigación, no se tendrá que pagar el monto que se está escrutando.

Pueden incluir beneficios exclusivos de cada banco, ya sea puntos o un porcentaje de reembolso por cada compra que realices, recompensas como ganar algun dispositivo para tu hogar, monederos electrónicos por compras en comercios especializados, descuentos o promociones especiales en temporalidades como El Buen Fin.

Te ayuda a generar un historial crediticio, eso sí, de ti dependerá que sea bueno o malo, pero si si administras bien tu cuenta, esto te puede ayudar para pedir un préstamo en un futuro, para hacer crecer tu negocio. 

Desventajas de una tarjeta de crédito

Si es la primera vez que estás solicitando una tarjeta de crédito para tu negocio, te pedirán un historial de crédito previo para poder conocer tus capacidades de pago y qué tan cumplido eres para pagar los préstamos solicitados.

Es importante saber algo: una tarjeta de crédito no es dinero tuyo, es dinero del banco, así que de no pagar a tiempo el uso del dinero en la tarjeta, tendrás que pagar intereses, por lo que podría ser una carga el utilizar ese dinero si se hace responsablemente.

Tener una tarjeta de crédito provoca una anualidad, que es como el pago que haces por tener este plástico, las comisiones por pagos tardíos que explicamos anteriormente, transacciones realizadas en el extranjero provocan recargos e incluso, en algunos bancos, adelantar pagos en compras a meses sin intereses. 

Normalmente, hay un límite de crédito que representa la cantidad que se puede gastar. Se requiere que cubras el pago mínimo antes de la fecha de vencimiento y que pagues intereses sobre la cantidad que no se cubra durante el mes.

Comparación de tarjeta de crédito y tarjeta de débito

Para dejarlo más claro, hicimos esta tabla que te ayudará a entender de mejor forma las principales diferencias entre una y otra tarjeta.

Tarjeta de débito Tarjeta de crédito
Principales diferencias En una tarjeta de débito, el pago se carga directamente al dinero real que tiene el titular. Así, sólo permiten el cobro hasta el límite de los fondos de la cuenta. En una tarjeta de crédito es posible comprar siempre y cuando utilices el monto que tienes disponible en el límite de crédito de la tarjeta.
¿Qué pasa si no utilizo la tarjeta? Si dejas de utilizar la tarjeta de débito y no tiene fondos, es posible que se te cobre una “multa” por tener saldo mínimo, así como manejo de cuenta. Si dejas de utilizar la tarjeta y no debes nada, servirá como un ejercicio de ahorro porque no gastas dinero que no es tuyo y lo único que pagas es la anualidad.
¿Qué pasa si no tengo dinero en la tarjeta? Si no tienes dinero en tu tarjeta todos los pagos que realices, serán “rechazados”. No podrás comprar nada. Eso sí unos bancos pueden otorgar una “protección por sobregiro”. Si no tienes dinero en la tarjeta de crédito tampoco podrás realizar compras, pero quiere decir que estás utilizando el límite de crédito y posiblemente estés endeudado.
¿Cuál es el riesgo de fraude? En el caso de cargos no reconocidos, muchos bancos no te regresan el dinero hasta que no se resuelva la investigación y ese dinero no estará disponible en tu cuenta. En caso de cargos no reconocidos, al ser dinero que le pertenece al banco y forma parte del crédito, el monto queda congelado y no se te cobra hasta que se resuelva la investigación.
Disposición de efectivo Al ser tu dinero, no deberás pagar comisiones a los bancos por disponer del efectivo. Aunque hay sus excepciones en caso de sacar en cajeros de otras marcas y por seguridad está limitado a una cantidad diaria. Si quieres disponer efectivo de una tarjeta de crédito, usualmente viene acompañado de una comisión que en promedio es del 4% al 10% de la cantidad que retires.
Comisiones Existen pagos por no tener el saldo mínimo, sobregiro, extravío de plástico y manejo de cuenta. En tarjetas de crédito hay comisiones por anualidad, reposición por robo o extravío, aclaraciones improcedentes, gastos de cobranza y disposición de efectivo, entre otros.

Estas son las principales diferencias entre ambas cuentas, esperamos que con ello, tomes la mejor decisión para tu negocio.

Articulos relacionados