BLOG > Tips de Negocios > Cobrar o no la comisión por tarjeta en mi negocio

Cobrar o no la comisión por tarjeta en mi negocio

19/03/2020 09:45:00 AM

Pago comisión

En México no existe una ley que prohíba a un comercio cobrar a sus clientes la comisión, sin embargo, la Condusef sugiere a los clientes que presenten una queja ante la institución bancaria dueña de la terminal. Y como esto no representa un gran riesgo, muchos negocios deciden cobrar extra al aceptar tarjeta.

Sin embargo, esto va en contra de implementar una terminal bancaria porque ¿para qué ofreces otras formas de pago si no las vas a incentivar? Da lo mismo que cobres con tarjeta porque básicamente estás impulsando a la gente a que lleve efectivo a tu negocio, ¿por qué van a pagar extra si se les ocurre pagar con otro método?

Seguramente, una de las razones por las que los negocios aumentan sus precios al pagar con tarjeta es porque no lo tienen presupuestado en los costos del producto, por ello, aquí te compartimos x consejos para darle precio al producto o servicio que ofreces:

Establece tus precios dependiendo del costo

Es el precio más sencillo de establecer y simplemente debes sumar cuánto te cuesta fabricarlo, más el costo operativo, que usualmente incluye tus costos de renta, luz, sueldos y otras pequeñas cosas como las comisiones si cobras con tarjeta. 

Hagamos un ejemplo: a ti te cuesta $100 pesos crear tu producto y lo vendes en $150. Ahora no te queda más que restar el costo operativo que sería de $20 pesos (este costo operativo está planeado en la venta de 100 productos) y de ganancia tendrás $30 pesos por cada producto que tengas.

Una vez que tengas el precio de tu producto, deberás compararlo con el de la competencia y si es más alto, puedes hacer dos cosas: ofrecer un producto más caro, pero estableciendo beneficios superiores a la competencia o bajar la calidad de tus materias primas para ofrecer precios similares a los de la competencia.

Costo más margen

Aquí tienes que identificar tus costos fijos, costos variables, la cantidad de piezas que quieras fabricar y el margen de ganancias que deseas. Pero primero vamos a explicar cada uno de estos conceptos. 

Costo fijo. Son aquellos que tienes que pagar sin importar la cantidad de piezas producidas, como tu renta, internet, luz, gas o cualquier otro servicio que se deberá pagar para que tus productos o servicios sean creados.

Costo variable. Es aquel que aumenta o disminuye dependiendo de la producción que tengas, esto puede ser materia prima, la comisión por cobro con tarjeta y todo aquello que afecte directamente a la creación de tu producto. 

Margen de ganancias. Es un porcentaje ideal que te interesaría ganar por toda la producción de tus productos.

Ahora que ya tienes identificados estos conceptos, simplemente tienes que aplicar la siguiente fórmula: (1 + margen sobre la venta) (Costo fijo + Costo variable por unidad x cantidad estimada de ventas) / Cantidad estimada de ventas. Una vez que tengas identificados los costos esto más sencillo

Hagamos un ejemplo: tu negocio tiene costos fijos de $1,000 pesos y un costo variable por unidad de $12 pesos. Estimas que venderás 100 unidades y fijaste un margen sobre la venta de 30%, entonces apliquemos la fórmula:

(1 + 30%) + (1,000 + 12 X 100) / 100

(1 + 30%) + (1000+1,200) / 100

1.3 x 2200 / 100

1.3 x 22

Precio de tu producto: $28.6 pesos

Por lo tanto la ganancia total es: 6.6 (ganancia sobre el producto) x 100 (total de ventas) = 660

De esta manera puedes establecer un precio más claro proyectado en las ventas que planeas realizar durante un periodo de tiempo.

Establece el precio según la demanda

Este proceso es quizá uno más largo, porque necesitas realizar encuestas directas a tus posibles clientes con la pregunta: ¿cuánto dinero estaría dispuesto a pagar? Es cierto que la metodología es más complicada que eso, pero básicamente es lo que se pregunta. Una vez con los resultados puedes establecer un promedio de precio de tu producto y salir con él al mercado. 

Es importante que esta encuesta se realice con un conocimiento previo y con el público adecuado, ya que si vas por la calle preguntando: ¿cuánto te gustaría pagar por algo? La respuesta sería el menor costo que se pueda, así que deberás delimitar tu investigación con un público adecuado y perfilado a tus posibles clientes.

Esta estrategia te puede ayudar a establecer si los precios que estás planeando se encuentran en el rango que tus clientes estén dispuestos a pagar. Y te ayudaría a probar en diferentes plazas, en caso de que tengas sucursales, a poner un precio en unas y otros en otras.

Asigna precios

Precios basados en la competencia

Algo que puedes hacer es dar precios similares a la competencia directa. Esto se hace con investigación, yendo a probar, ver, consumir y preguntar directamente. Quizá es el modo más seguro para poner un precio, porque la competencia ya lo probó y tiene ganancias a partir de eso. 

Sin embargo, si vas empezando, piensa que si ofreces un precio similar al de la competencia no te estás diferenciando de ellos, entonces aquí deberás evaluar dar más barato o más caro que ellos y eso tiene consecuencias.

Si das más barato, seguramente tu audiencia te puede considerar como un producto de mala calidad, porque no se explicarían los precios tan bajos. Sin embargo, al dar más caro podrían preferir la competencia por el costo y que ya lo han probado sin salir decepcionados.

Lo que aquí puedes establecer son dos cosas: si das más barato, señalar que es por tiempo limitado, simplemente con la intención de probar que eres mejor que la competencia y por ello estás dispuesto a que el precio sea menor, te conozcan y se conviertan tus clientes. 

Para finalizar...

La percepción de los demás sobre el precio es importante, ya que lo pueden percibir como algo muy barato, muy caro, igual a los otros y no ven una diferencia clara para decidirse por tu producto, pero algo que deberás tener muy en claro es: jamás debes tener un precio para el pago en efectivo y otro más caro para el pago con tarjeta porque ahuyentas a tus clientes.

Además, no olvides que si al final del día decidiste cobrar extra por transacciones con tarjeta (cosa que no recomendamos) avísale a tus clientes antes de que tengas que cobrar, porque muchas veces eso se puede convertir en un malestar que provoque que no regresen. Así que tú decides a la hora de realizar cobros con tarjeta.

Por Efrén Pineda

Suscríbete a nuestro newsletter

2 COMENTARIOS