Promociones Clip móvil

Home

>

Tips para negocios

>

Qué es el RFC genérico y para qué sirve

Qué es el RFC genérico y para qué sirve

Qué es el RFC genérico y para qué sirve

foto del autor del articulo
Marisol Morelos
clip logo
Clip

La Terminal de Pago para ti

Es probable que hayas escuchado hablar sobre RFC genérico, si no aquí sabrás de qué hablamos. No se trata del RFC que se asigna a las personas físicas y morales que están registradas como contribuyentes ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Así que te explicaremos qué es el RFC genérico, para qué sirve y quiénes lo utilizan en facturas que son emitidas. 

¿Cuál es el RFC genérico?

El RFC genérico es la clave de registro que asigna el SAT para ventas globales o ventas al público general donde no se cuente con un RFC. 

La clave de este RFC tiene 13 dígitos al igual que el RFC personal, aunque se diferencia en cuanto a la composición debido a que no tienen información personal del contribuyentes. Lo componen ceros y unos con letras. 

Por ejemplo, en las tiendas de autoservicio las personas realizan sus compras y al pagar en efectivo o en una terminal para tarjetas les entrega un ticket de los productos que adquirieron. Por lo general, los consumidores no piden facturar sus compras y por lo tanto no dan sus datos fiscales, así que en esos casos se utilizará un RFC genérico para poder justificar ante el SAT esas ventas al público general que realizó la tienda de autoservicio. 

¿Para qué sirve el RFC genérico?

Es importante comprender cuándo se debe utilizar el RFC genérico para garantizar el cumplimiento de las regulaciones fiscales y evitar sanciones. Como ya mencionamos, el RFC genérico es utilizado en ventas globales o a público en general que no requiere factura con datos fiscales, así como en operaciones con extranjeros.

  1. Reportar al SAT las compras hechas por clientes que no desean dejar sus datos o no necesitan factura.
  2. Para facturar las transacciones realizadas por compañías extranjeras y por lo tanto no cuenten con un RFC.
  3. Para reportar las compras o ventas de extranjeros que viven en México pero que no estén dados de alta ante el SAT, es decir, que no tengan un RFC personalizado.

Aquí unos ejemplos:

1. Ventas Menudeo: En el caso de tiendas de conveniencia, farmacias, supermercados, donde el consumidor no requiere comprobante fiscal.

2. Negocios en línea: Muchas veces, las personas compran productos o servicios en línea y no necesitan una factura personalizada. 

3. Operaciones con turistas: Cuando un turista realiza una compra y no cuenta con un RFC por no ser residente.

Cabe destacar que el uso del RFC genérico no exime a los contribuyentes de sus obligaciones fiscales, como el reporte de ventas y el pago de impuestos.

¿Cómo sacar un RFC genérico?

Como comentamos anteriormente, se trata de un RFC que es de uso genérico y es por eso que no se requiere tramitar en línea o en las oficinas de la autoridad fiscal. Este RFC ya está definido y sustentado bajo la Resolución Miscelánea Fiscal de 2016.

Aunque, el RFC cambia si se trata de personas morales o de residentes en el extranjero. A continuación te compartimos cómo es cada uno. 

¿Cuál es el RFC genérico para personal moral?

Cuando no se cuente con la clave en el RFC, se consignará la siguiente clave genérica en el RFC: XAXX010101000.

¿Cuál es el RFC genérico para extranjeros?

Para el caso de operaciones efectuadas con residentes en el extranjero, que no se encuentren inscritos en el RFC, se señalará la siguiente clave genérica en el RFC: XEXX010101000.

¿Qué pasa si uso un RFC genérico?

Si un contribuyente hace un mal uso del RFC genérico, podría enfrentarse a sanciones por parte del SAT. Estas pueden ir desde multas económicas hasta auditorías fiscales que pueden resultar en consecuencias más graves, como el congelamiento de cuentas bancarias o acciones legales. 

Es crucial tener en cuenta que el uso del RFC genérico no debe ser una alternativa para evadir responsabilidades fiscales o para realizar operaciones ilícitas.

El RFC genérico solo se utiliza en ocasiones específicas, por lo que no se debe hacer un mal uso de ellas. 

Te recomendamos consultar con tu contador si es correcto o no usar el RFC genérico si es que estás por realizar alguna factura. 

Recomendaciones para el uso adecuado del RFC genérico

1. Capacitación: Es importante que el personal que realiza facturación esté adecuadamente capacitado sobre cuándo y cómo usar el RFC genérico.

2. Asesoría fiscal: Contar con el apoyo de un contador o un asesor fiscal puede ayudar a evitar errores en la facturación y garantizar el cumplimiento de las regulaciones.

3.Sistemas de facturación: Es recomendable utilizar sistemas de facturación que permitan la fácil identificación y aplicación del RFC genérico cuando sea necesario.

4. Documentación: Mantén un registro detallado de las operaciones en las que se ha utilizado el RFC genérico, esto facilitará la aclaración de cualquier duda o situación ante el SAT.

5.Información a clientes: Informa a tus clientes sobre la naturaleza y uso del RFC genérico para que estén al tanto y comprendan su aplicación.

6.Actualizarse en normativas: Las leyes y regulaciones fiscales pueden cambiar, es importante mantenerse actualizado para cumplir con las normativas vigentes.

Conclusión

El RFC genérico es una herramienta importante que facilita ciertas transacciones y permite la agilización de procesos de venta en situaciones específicas. Sin embargo, su uso debe ser manejado con responsabilidad y conocimiento para evitar contravenir las leyes fiscales.

Los negocios y contribuyentes deben ser conscientes de la importancia de cumplir con sus obligaciones tributarias y de utilizar el RFC genérico de manera adecuada, siempre bajo los lineamientos establecidos por el SAT.

En resumen, el RFC genérico es un instrumento que, si se utiliza correctamente, beneficia tanto a los negocios como a los consumidores, pero que requiere de un manejo informado y consciente.