imagen articulo principal

¿Qué es un inventario por ciclo de vida?

autor del articulo

Índice de contenidos

Cuando hablamos de ciclo de vida en un producto, señalamos las etapas por las que pasa un producto en nuestro negocio, desde el momento en que se introduce en el mercado, hasta que finalmente se retira de la venta. Así que la planificación del inventario está estrechamente relacionada con el ciclo de vida del producto porque cada etapa dicta el patrón de demanda de un artículo. 

La gestión del ciclo de vida del producto es una técnica establecida desde hace tiempo que define las distintas etapas de un producto en el mercado, desde su introducción en el mercado hasta el final de su vida útil. Casi todos los productos tienen un límite de tiempo en el que pueden venderse con éxito a los clientes. 

Es claro que algunos productos tienen un ciclo de vida corto, ya sea por cambios tecnológicos, gustos de los consumidores o simplemente porque es el artículo del momento. Un claro ejemplo es la tecnología como un teléfono móvil, que cada año se actualizan (o menos tiempo), pero algo más fugaz fueron los spinners o peluches de pulpo que fueron tendencia solo meses.

Sin embargo, otros productos durarán mucho más tiempo, como los alimentos de marca (eso sí dependerán de su fecha de caducidad) o zapatos fuera de la industria fast fashion, pues no depende temporada ni de los gustos de moda.

Formas de distribuir tu inventario

La posición de un producto en el ciclo de vida del mismo también es fundamental cuando se trata de las normas de almacenamiento. Si un producto se ha vendido bien anteriormente con buenos márgenes de beneficio, lo más común es que se mantenga generosas cantidades de existencias.

Sin embargo, si no se conoce su posición en el ciclo de vida, se podría aumentar el riesgo de acabar con un exceso de inventario obsoleto. Especialmente si el producto se acerca al final de su madurez y empieza a entrar en una fase de declive.

Para distribuir tu inventario de acuerdo a las fases del ciclo de vida del producto, el encargado de planificar, deberá identificar la etapa de lanzamiento, que es cuando un nuevo producto se pone a disposición del mercado por primera vez. En este punto no se sabe realmente cómo responderán los clientes al producto. Si los clientes lo adoran, habrá que aumentar las compras rápidamente. Si lo odian, se podría acabar con un alto nivel de existencias no deseadas.

Ante la falta de datos históricos sobre la demanda para respaldar las previsiones, quien se encargue de planificar el inventario, puede recurrir a los datos de lanzamientos de productos similares para ayudar en este momento de incertidumbre.

La siguiente etapa es la de crecimiento, en donde puede ser rápido, lento o esporádico, pero en cualquier caso la tendencia seguirá siendo positiva. Aquí, quien lo planifique tendrá que realizar previsiones frecuentes de la demanda para asegurarse de que dispone de los niveles de existencias adecuados para hacer frente a los cambios en la demanda. 

También tendrá que vigilar de cerca las existencias de seguridad, que pueden utilizarse para soportar cualquier aumento de las ventas. Con las ventas en una fase de crecimiento constante, también podría ser inteligente analizar los puntos de reorden para optimizar tu modelo de costes.

La etapa de madurez se da una vez que un producto está bien establecido en el mercado, el crecimiento se ralentiza y comienza a estabilizarse. En esta etapa, los planificadores de inventarios suelen observar patrones de demanda erráticos, lentos o rápidos, dependiendo del producto y su mercado. Una vez más, el encargado tendrá que realizar previsiones frecuentes para garantizar la optimización de los niveles de existencias.

Cuando un artículo empieza a alcanzar el final de su fase de madurez y llega al declive, el responsable deberá  empezar a tomar medidas. Esto se traduce en la reducción de la cantidad de artículos del inventario que se tiene, para prepararse para la caída final de la demanda. Esto puede hacerse mediante reducir los niveles del servicio objetivo.

Pero qué es ¿reducir los niveles de servicio objetivo? Puede ser difícil para las empresas reducir la disponibilidad de su producto en el mercado y arriesgarse a que se agoten las existencias y se pierdan ventas. Pero si no lo hacen, podrían enfrentarse a quedarse con un exceso de inventario o incluso con un inventario obsoleto. 

Y los costes asociados a la posesión de grandes cantidades de exceso de existencias o de existencias obsoletas pueden suponer una enorme carga financiera para cualquier empresa. La clave es volver a prever la demanda con regularidad y realizar los ajustes de reposición correspondientes.

A medida que las tendencias cambian y se lanzan nuevos productos al mercado, otros experimentarán una caída de la demanda, es ahí donde comienza la etapa de declive. En este punto, los encargados de planificar los inventarios ya habrán visto este declive en el horizonte y habrán tomado medidas para reducir los niveles de existencias a un ritmo adecuado para evitar quedarse con bienes obsoletos. 

Al final del ciclo de vida del producto, el exceso de existencias y los productos obsoletos deberían ser casi nulos, para garantizar que el efectivo de la empresa no se inmovilice en el inventario o se pierda por completo.

Por ello, llevar un gran control de inventario te ayudará a anticiparte, mejorar tus procesos e incluso ahorrar dinero.

$199.00

$449.00

clip plus2

¡Quiero mi Clip!

quiero mi clip