BLOG > Tips de Negocios > La solidaridad mantiene a las industrias de pie

La solidaridad mantiene a las industrias de pie

14/07/2020 09:15:00 AM

Comixcal entrevista

 

Marahí López y Alexis Jiménez fundaron Comixcal en 2017 con la intención de crear comida tradicional oaxaqueña, tal como lo hacían sus abuelas. Esto fue lo que motivó a la chef y al sociólogo para traer a una de las colonias más tradicionales de la Ciudad de México las auténticas recetas del suroeste del país.

“Queríamos regresar al origen de la comida tradicional y mostrarlos tal y como lo conocimos. Porque, finalmente, la comida tradicional surge en las casas, en los mercados, con las cocineras tradicionales, con las familias. Así que nuestra intención fue tomar esta comida tradicional y presentarla en un restaurante que respetara tanto los insumos como el origen de las recetas”.

Esto es lo que mueve al restaurante, ubicado en Santa María la Ribera, y busca no solo compartir los platillos típicos sino también parte de su historia, tradiciones, productos y visión de cocinar y comer de su tierra.

La solidaridad ante todo

Para Comixcal los proveedores son tan importantes como su propio negocio, “sin ellos no podríamos ofrecer la comida que hacemos”, por ello buscan productos originarios de la región para dar el sabor y calidad que quieren demostrar en cada platillo. Por ello, ante el incendio que arrasó con la Central de Abastos de Oaxaca, Comixcal sabía que tenía que hacer algo.

“Una parte de nuestros proveedores fueron afectados con este incendio, y pensamos (Marahí y Alexis) si ellos no se reactivan económicamente, no van a producir y si no producen, no tendremos materia prima y así vimos una buena oportunidad para apoyarlos y a Comixcal, porque si ellos trabajan nosotros tendremos el producto de calidad que necesitamos”.

Comixcal ayudaAnte esto, se movilizaron de inmediato para ayudar a los más de 200 locales que sufrieron pérdidas, organizaron donaciones en dinero y especie que obtuvieron con sus clientes. Además, comenzaron a vender productos de sus proveedores y las ganancias iban directamente a ellos, como parte de su idea de formar una comunidad.

“Comenzamos a vender productos de nuestros proveedores como carne y quesillo (aquí Marahí quiere aclarar que se llama quesillo y no queso Oaxaca)... metimos cacahuate, que tuvo mucho éxito. Ahora agregamos entre los productores a una señora que hace tortillas, sopes y vamos a involucrar a varios proveedores con frijol y chile para que hagamos una cadenita de producción y el trabajo siga”.

La pandemia no es el primer reto

Para Marahí, los retos han venido desde antes y lo cuenta como una experiencia importante dentro de Comixcal. El ejemplo más claro es que el restaurante nació en junio de 2017 y tres meses después sucedió el temblor del 19 de septiembre, lo que los golpeó porque no solo afectó sus vidas en la ciudad, también les preocupó su comunidad oaxaqueña.

“En Oaxaca la solidaridad existe en todos los pueblos originarios, desde reuniones para hacer fiestas, hasta para despedir a un ser querido. La comunidad siempre está apoyando... entonces para nosotros, es importante ayudar, porque no hacerlo va contra nuestra identidad. Así lo demostramos después del sismo cuando algunos productores vendieron artesanías y que seguiremos haciéndolo mientras esté en nuestras posibilidades”.

La ayuda sirvió para productores que no solo sufrieron en el incendio, también para los que se han visto afectados por la pandemia. Algo a lo que ellos también tienen que enfrentarse y que no los dejó caer porque encontraron alternativas.Garnachas itsmeñas

“En el caso de la industria alimentaria nos permitieron seguir abiertos, pero decidimos cerrar, porque la enfermedad no solo impacta a nuestro equipo de cocineros y meseros, también a los proveedores y no queríamos exponerlos”.

El reto de tomar esta decisión es que eso implicaba dejar de recibir ingresos y ellos no querían desamparar a sus trabajadores y tampoco a sus proveedores, así que tomaron en una decisión: cerrar parcialmente y comenzar a vender otros productos a domicilio como mezcal y cerveza, así como productos de sus proveedores. De esta manera ninguna de las partes cayó.

“Cerramos dos meses y todos los compañeros se fueron con sus salarios intactos, pero teníamos que cubrir los servicios como la renta, luz y al final, también nosotros tenemos que sobrevivir... las cosas no fueron alentadoras, pero de alguna manera vimos la manera de seguir produciendo y mantenernos a flote”.

Sin embargo, esto sucedió porque administrativamente Comixcal sabía de la importancia de tener un ahorro para momentos complicados y que, al oír su historia, todo negocio debería tener: “durante el cierre, vivimos de nuestros ahorros y eso nos ayudó en lo económico, pero en lo humano fue duro empujar a los compañeros y clientes”.

Eso es lo que vivió en un principio, pero ahora las cosas continúan con la nueva normalidad. “Todo es completamente nuevo... el uso del cubrebocas, la careta, lavado de manos constante y guantes hace más complejo el trabajo”, sin embargo sus clientes están deseosos de estar en su negocio no solo por la comida, también por la solidaridad y el apoyo que pueden brindar al consumir.

Ayuda a los emprendedores

Marahí quiere decirle a todos los emprendedores que iniciar tu negocio no es tarea fácil, requiere mucha dedicación, tiempo, trabajo, desvelos y hasta frustraciones porque tienes que darlo todo, al inicio de su emprendimiento se encontró con varias trabas que van desde cómo obtener los permisos necesarios hasta lo importante de cobrar con tarjeta.

"Clip nos permitió cobrar con tarjeta a diferencia de una banca consolidada que no creía en un proyecto de dos jóvenes sin historial bancario, que nunca habían pedido un crédito y que nuestro banco de cabecera es pequeño. Gran parte del crecimiento de nuestra empresa tiene que ver con los que nos hemos rodeado”.

De esta manera, cree que a pesar de todas las trabas, problemas y retos, está segura que las recompensas valen más que todo eso, por ello asegura que lo importante es creer en tu proyecto.

“No te hagas para atrás, siempre para adelante y no te desanimes. Cree en lo que tú crees, eso me parece importante porque por algo lo estás haciendo y eso es uno de los pilares del emprendimiento”.

“No te dejes caer, si te gusta y estás seguro, la clave es no rendirse y ahora con la pandemia es difícil, yo también emprendí en tiempos difíciles, pero lo importante es creer en tu proyecto, porque eso te hará trabajar para impulsar tu negocio y convertirlo en lo bueno que crees que es”.

De esta manera, Marahí resume la filosofía de Comixcal, que con el paso de los años les ha funcionado ya que ella creyó en su proyecto y buscó implementarlo en todos sus colaboradores, y lo ha hecho.

Por Efrén Pineda

Suscríbete a nuestro newsletter

0 COMENTARIOS