BLOG > Tips de Negocios > Controla la deuda de tu tarjeta de crédito

Controla la deuda de tu tarjeta de crédito

10/02/2020 10:23:02 AM

Deudas-de-tarjeta

Al tener una empresa, muchos emprendedores optan por utilizar una tarjeta de crédito de la empresa, sin embargo, muchas veces no saben cómo aprovecharla al máximo y la comienzan a utilizar para todo, caen en el endeudamiento y eso los pone en aprietos porque no lo tenían planeado.

Para que esto no suceda, una regla financiera es establecer que el pago de tus deudas no sea mayor al 30% de los ingresos que generas; en el caso de tu negocio, si tienes ahorros destinados a tu empresa y estás generando ingresos, suma ambas cantidades y establece ese 30% que te permitirá ser solvente.

Si a pesar de eso, te pasaste con tus deudas en la tarjeta, es momento de que dejes de comprar y comiences a realizar ajustes para pagar y salir bien librado.

Lo primero que debes hacer es aprender un poco más sobre las finanzas para tu pyme  y a partir de ahí generar un presupuesto y ajustarlo, porque ahora deberás contar con el pago de la deuda como un gasto mensual que debes hacer. Con esto ejecutado, tienes la oportunidad de establecer qué gastos puedes recortar y así obtener más flujo de dinero para ir pagando la tarjeta. 

Con el presupuesto hecho, tienes la oportunidad de conocer con exactitud tu capacidad de pago (el monto que sobre de tus entradas) que será destinado a pagar tu tarjeta.

¿Qué deuda debo pagar?

Si tienes más de una tarjeta y estás endeudado con todas ellas, es momento de frenarte con las compras; comienza a enumerar cada una de ellas, establece en cuál debes más, cuál de ellas cobra más intereses y enlístalas de menor a mayor.

Algunos expertos recomiendan que comiences por pagar la de menor monto, con la finalidad de liquidarla rápido. Esto traerá calma a tu empresa porque se irá viendo que estás acabando con deudas y poco a poco te vayas enfocando en cada una. Eso sí, no significa que todo tu dinero deba ir a pagar esas deudas pequeñas, sino que destines una parte a las pequeñas y al menos el mínimo a las otras.

Sin embargo, con esta técnica, posiblemente tu deuda (en cantidad) siga prácticamente igual por los intereses sobre montos grandes. Así que evalúa si te conviene en caso de que los intereses no sobrepasen el monto de tu deuda pequeña.

Existe otra estrategia, que es más recomendada por expertos, pero que te irá librando de esas deudas de una forma más lenta. Se trata de encaminar todos tus esfuerzos a pagar la deuda que te cobra más por intereses

Así es, no en la que debes más, sino la que su tasa de interés es la más alta, y esto es porque con el paso del tiempo se convertirá en una deuda casi imposible de pagar porque crecerá exponencialmente.

Entonces tu trabajo será enlistar tus deudas de la que cobra más intereses a la que menos lo hace, e ir una por una pagándola sin dejar de dar, al menos el mínimo, a las otras tarjetas.

¿Qué pasa si ya no puedo pagar mi deuda?

Si lo intentaste pero nada está funcionando, las instituciones financieras tienen diferentes opciones para que les pagues y termines con tus deudas. Aquí te enlistamos las más populares:

1. Reestructuración de la deuda

Reestructurar tu deuda es básicamente llegar a un acuerdo con la institución financiera para crecer los plazos de pago, si tenías un año, que se pueda hacer en dos. Para lograrlo, debes acercarte a tu banco y platicarlo, usualmente las instituciones cederán porque, de esta manera pagas todo lo que debes y no queda registrado en el buró de crédito, lo que te permitirá pedir préstamos o ayudas más adelante.

Pagar-deuda

2. Consolidación de la deuda

En esta opción lo que haces es que un banco pague tu deuda de las otras tarjetas y únicamente les pagues a esa institución, así que establecerán en conjunto bases, montos y plazos para que no te afecten y puedas cumplirlos. Con esta posibilidad, te estás casando con un banco para pagar deudas y es tu responsabilidad no fallar para que no termines en buró de crédito.

3. Quita de la deuda

Esta es una de las últimas alternativas para pagar tu deuda, y únicamente te la ofrecerá la institución financiera para “cerrar el tema”, pero en realidad no terminas de pagar tu deuda. La quita es la opción que te dan cuando casi dan por perdida esa deuda y ofrecen saldarla a una cantidad menor de la que debes, por ejemplo, debes 40 mil pesos y te dicen que por 20 mil quedará resuelta. 

El problema de esta opción es que en tu Reporte de Crédito Especial aparecerá una nota que indica que tu cuenta tiene una “deuda parcial o total sin recuperar”. Lo que hará una mala nota en tu historial crediticio.

Las reparadoras de deuda

Las reparadoras de deuda son empresas que se dedican justo a eso: toman tu deuda y dicen que ellos la van a pagar, reestructuran con el banco y ellos se encargan de solventarlas. A ti se te cobra una renta mensual y con ello pagues sus servicios. 

Eso eso suena muy bonito para ser verdad, así que ten cuidado cuando te acerques a ellas, porque ¿quién decidiría pagar una deuda a cambio de nada? Incluso, ante la Condusef no existe la figura legal de “reparadoras de deuda”, lo que significa que no están contempladas por la ley ni supervisadas por el gobierno y que ellos ponen sus propias reglas.

Tips para no endeudarte

No-te-endeudesPara evitar todo esto, lo ideal es no contraer deudas que innecesarias, si tienes y puedes pagar algo de contado, hazlo y no recurras al crédito como dinero tuyo. Algo que debes tener bien en claro es que es dinero que le pertenece al banco y te presta con intereses, entonces utilizarlo tiene sus consecuencias.

Las tarjetas de crédito no son malas, incluso puedes tener ventajas de ellas, como por ejemplo hacer uso de ellas el día después del corte para tener hasta 50 días para pagar ese monto sin cobro de intereses. Es así como puedes obtener una ventaja.

También puedes programar pagos automáticos para que no se te vayan, como el caso de los servicios. Así, cada mes tendrás que pagar tu tarjeta y solo preocuparte por ese pago, no por esos pequeños recurrentes.

Eso sí, algo que debes tener bien en mente es que no debes adquirir otra deuda para pagar otra deuda. Aunque suene a un consejo obvio, no lo es para muchos ya que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, el 4.9% de las personas que habían sacado un crédito tenía el propósito de usarlo para pagar un adeudo.

Como ves, solo debes conocer más sobre el uso adecuado de las tarjetas de crédito para utilizarlas a tu favor y no caigas en estas deudas que pueden cambiar el rumbo de tu negocio.

Por Efrén Pineda

Suscríbete a nuestro newsletter

0 COMENTARIOS