BLOG > Tips de Negocios > Cómo mejorar tu inteligencia financiera

Cómo mejorar tu inteligencia financiera

20/01/2020 11:41:15 AM

Inteligencia financiera

Una de las mejores maneras de multiplicar tus ganancias es a través de la inteligencia financiera, con ella tienes los conocimientos y habilidades necesarias para tomar las mejores decisiones sobre tu dinero, un conocimiento que debes tener si eres un empresario, emprendedor o inversionista pues es importante saber manejar tu dinero.

Pero antes de comenzar, necesitamos explicar ¿qué es la inteligencia financiera? Lo podemos definir como las habilidades financieras que te permiten manejar tu dinero de la mejor forma para resolver tus problemas financieros e incluso multiplicar tus ganancias.

Lo importante y claro es que sin esta inteligencia, las decisiones y acciones que hagas (o no) carecen de una base sólida para triunfar. Esto puede tener consecuencias tan graves como: no tener los suficientes ahorros para tu retiro, sobregirar tus tarjetas de crédito e incluso no poder afrontar una emergencia porque no tienes un ahorro para ello.

Es tu deber como dueño de un negocio conocer cómo funcionan las finanzas, porque cualquier operación monetaria que realices se ve involucrada en ella. Entonces, no te puedes desprender de esta actividad y es muy importante que conozcas cómo reaccionar ante  las diferentes circunstancias que se te puedan presentar en tu camino.

Eso sí, la inteligencia financiera es un proceso de todos los días, está bien que hayas leído miles de libros y platicado con tu contador, pero vivir el día a día te ayudará a reaccionar y tomar las mejores decisiones para ti, tu negocio o los que te rodean.

Pero a todo esto, ¿cómo puedo mejorar mi inteligencia financiera? Bueno, aquí te presentamos estos consejos que te permitirá tomar las mejores decisiones económicas.

Paga tus deudas

pagar deudasTodos tenemos deudas, con el banco, con conocidos, con prestamistas, inversionistas y más, pero si te metiste en un problema de endeudamiento, es importante que lo primero que debes hacer es salir de esto. Aquí te vamos a explicar cómo debes actuar.

De acuerdo a la Condusef lo primero que debes hacer es crear un presupuesto de todos tus ingresos y gastos. El resultado de esto (que deberá de quedar saldo a favor) es la capacidad que tienes para pagar tus deudas. 

Ahora, es momento de ordenar tus deudas. Identifica cuáles son las que te cobran más intereses, las que son más altas y las que tienes oportunidad de renegociar. Con esto en mente, piensa cuál te conviene pagar primero, aunque te daremos una pista: enfócate en la que te tome menor tiempo liquidar. Con la capacidad de pago que tienes enfócate en dar el monto mayor al mínimo; aplica esta estrategia para todas y cada una de las deudas adquiridas. Al mismo tiempo (pagando una cantidad mayor) o deuda por deuda (primero una y así sucesivamente), acelerarás su pago.

Eso sí, ponte un plazo para pagar todas y cada una de ellas y establécelo como una meta medible. Si las vas a pagar en 6 meses, especifica de forma clara y detallada cómo lo harás. No dejes que nada te saque de ese camino, porque puede complicarse tu objetivo. 

Cuando hayas pagado, es momento de ahorrar el 10% de tus ingresos, de esta forma lo convertirás en un hábito y tendrás un fondo para cualquier emergencia.

Gasta sólo en lo necesarioGasta lo necesario

Es verdad que tu negocio, empresa o tu persona necesitan muchas cosas, pero qué pasa cuando adquieres herramientas, maquinaria o recursos que realmente no necesitabas. Lo que sucede es que eso se convierte en una deuda y dinero detenido porque esa herramienta no se está aprovechando.

Así que un sencillo ejercicio de lo que tienes que hacer es dejar a un lado las tentaciones en lo que quieres gastar y preguntarte lo siguiente: ¿Necesito eso que tanto quiero comprar? Si lo compro, ¿me va a ser útil? Si definitivamente necesitas comprarlo, entonces compara las mejores opciones de precios. 

En tu negocio, para identificar gastos innecesarios es importante que realices un seguimiento de ellos. Para ello, de forma mensual o quincenal, analiza los gastos y detente en aquellos que llamen tu atención, si se pueden modificar o identifica aquellos que pueden modificarse al cambiar de proveedor. Siempre que encuentres un gasto que consideres innecesario, es momento de tomar una decisión cuanto antes.

Crea un presupuesto

Este punto va muy de la mano con el pasado. Para saber que algo es necesario deberá estar dentro de tus planes y para saber qué planeas, es necesario crear un presupuesto.

Crea un presupuesto

En definición, el presupuesto es una previsión de gastos que incluye factores externos además de los internos, como una posible recesión, el panorama político en el país, la competencia en el mercado o incluso fenómenos meteorológicos que te afecten directamente, como el caso de un huracán si vives cerca de una playa.

El principal objetivo  de un presupuesto es la previsión, porque establece con anticipación una respuesta para atender a tiempo las necesidades que se suponieron.

Un buen presupuesto te permite planear el camino correcto para lograr tus objetivos y metas.

Además, crear un presupuesto te permitirá establecer el trabajo de todos tus colaboradores, definir qué se necesita, cuál es la responsabilidad de cada uno y establecer actividades claras para lograr su máxima eficiencia. Así, evitarás el desequilibrio en todas tus áreas y dejar en claro cuál es la tarea de cada quien.

Solo con el presupuesto podrás establecer la dirección correcta para guiar a todo tu equipo de acuerdo a lo planeado, así como trazar un camino que te permita revisar si los planes y objetivos se están cumpliendo.

Invierte

Si ya aplicas los tres consejos anteriores, entonces ya tienes dinero que puedes estar ahorrando y sobre todo, tendrás utilidades que estarás buscando hacer con ellas y la manera más inteligente de manejar el dinero es hacer más. Lo más rápido es invertirlo. 

Eso sí, existen muchos mitos sobre invertir, que hacen dudar y pensar si en verdad es una buena opción. Es cierto que debes estar al tanto de las noticias financieras, pero siempre puedes pedir ayuda de un profesional que te asesore.

Algo que es verdad es que todas, sin importar el tipo de inversiones, conllevan un riesgo por lo que debes tenerlo bien claro. No olvides que invertir requiere paciencia y disciplina. 

Invierte

Actualmente existen diferentes productos financieros que se adaptan a muchas necesidades. Así que lo primero que debes hacer es definir una meta: para qué quieres ese dinero y cuándo lo requieres. Así tendrás claro qué producto te conviene por tiempo y rendimiento.

Una vez que decidas qué te conviene, participa, quizá en un inicio con un monto menor para conocer más el funcionamiento de esa inversión y siempre puedes participar en diferentes productos de inversión para diversificar tus ganancias. No olvides que un experto te puede ayudar para estar siempre al tanto de las acciones que vas a realizar. Lo importante es perderle el miedo.

Toda esta información te servirá para controlar todo tu dinero, saber hacia dónde lo llevas, qué harás con él, para dónde se está yendo y cómo lo vas a multiplicar. Eso sí, como dijimos al inicio, la práctica hace al maestro y no tendrás una respuesta única porque todos los casos que se te presenten serán distintos.

Lo importante de aplicar estos cuatro consejos es que tendrás muy claro el panorama y te dará el control absoluto de todas tus ganancias.

Por Efrén Pineda

Suscríbete a nuestro newsletter

0 COMENTARIOS