Hay un beneficio disponible para tu negocio

Regístrate

Home

>

>

Emprendimiento o startup, ¿cuál es la diferencia?

Emprendimiento o startup, ¿cuál es la diferencia?

Emprendimiento o startup, ¿cuál es la diferencia?

foto del autor del articulo
clip logo
Clip

La Terminal de Pago para ti

Muchas veces has escuchado que la startups están llenando el mercado, que cada vez hay más, pero también oyes que un amigo ya emprendió, que está por lanzar su negocio y demás. Usualmente se piensa que ambos son lo mismo, pero no precisamente, porque tienen sus diferencias.

En esta entrada, explicaremos las principales diferencias entre un emprendimiento y una startup. No solo se trata de un nombre, también existen diferencias significativas que las hacen ampliamente diferentes.

Las startups

Fácilmente podríamos decir que una startup es una empresa creada para crecer rápido. Aunque este término es un poco ambiguo porque todas las empresas quieren crecer y si es rápido mejor, pero de acuerdo con Steve Blank, profesor de negocios en Stanford, la startup es una organización diseñada bajo un modelo de negocio que sea repetible y escalable.

Esto quiere decir que la startup, desde su concepción, tiene la idea de seguir un método científico, basado en hipótesis comprobables, la validación empírica de dichas hipótesis mediante experimentos y el análisis de los resultados. Esto sirve para que los emprendedores disminuyan drásticamente el riesgo inicial de sus startups.

Es así, como las startups tienen la intención de seguir metodologías y es más común escuchar que las startups crecieron de manera exponencial y en poco tiempo. Pues con la experimentación, tienen la oportunidad de ganar conocimientos, saber qué funciona y qué no, pero sin experimentar grandes riesgos.

Sin embargo, existe una variante que muchos autores creen necesaria para que un negocio sea denominado “startup” y eso es el uso de la tecnología o que ofrezcan algo innovador en el mercado, de no hacerlo, pueden no considerarlo como tal, sin embargo, esto todavía está a discusión.

Por ejemplo, una startup puede ser un negocio de comida que desarrolla un modelo de trabajo único, en su momento lo fue McDonalds, quien estableció una línea de producción muy clara con la única intención de brindar un servicio más rápido. Pero también lo es una empresa dedicada a dar nuevas soluciones a problemas antiguos, como los préstamos en línea para negocios.

En lo que se ponen de acuerdo, una cosa es cierta: una startup es una micro o pyme (pequeña o mediana empresa), pero dejará de serlo cuando se convierta en una empresa grande, sin embargo, esta clasificación cambia de país en país, pues toma factores como número de empleados e ingresos que genera.

En México, Ley para el Desarrollo de la Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa establece la clasificación de las mipymes de la siguiente manera:

Tipos de pymes

Es decir, que en México una startup deja de llamarse así, para ser reconocida como empresa cuando tiene más de 101 empleados en el caso de que sea parte del sector servicio o comercio, y si sobrepasa los 251 empleados en el sector industria, deja de ser una startup.

Los emprendimientos

Un emprendimiento es la acción de crear uno o varios negocios. Así que, una startup puede ser un emprendimiento, pero no todos los emprendimientos son considerados startups. Pues muchos de los negocios que nacen en el país no vienen acompañados de metodologías de crecimiento, estrategias de desarrollo ni procesos científicos.

Muchos emprendimientos son lanzamientos de negocios ya establecidos, como por ejemplo, una cafetería, un restaurante, una tienda de ropa y hasta una aplicación especializada en recursos humanos, por ejemplo, pero si ninguna de estas tiene una metodología establecida para crecer, se quedan como emprendimientos y no como startups.

Sin embargo, ambos tienen en común que hicieron una idea de negocios en realidad, pues alguien tomó la iniciativa y ejecutó su idea para convertirla en negocio. La mayoría de los emprendedores necesitan adquirir conocimientos relacionados con las finanzas y la contabilidad, la gestión y el marketing. Esto aplica para cualquiera que quiera emprender, sin importar el negocio.

Eso sí, en el país los emprendimientos son muy importantes pues la mayoría de los negocios son microempresas que tienen entre 1 y 10 trabajadores y emplean a 4 de cada 10 trabajadores (as), y sus ingresos son 25.6% del dinero que se genera en el país, esto de acuerdo al Censo Económico realizado por el Inegi en 2019.

Este mismo censo señala que 5 de cada 100 establecimientos son pequeñas y medianas, que dan empleo a 30.7 % de las personas ocupadas, y sus ingresos representan 22 por ciento del dinero que se genera en México.

Es así como los emprendimientos son solo el lanzamiento de un nuevo negocio, mientras que las startups son eso más la metodología pensada para crecer exponencialmente.

Articulos relacionados