BLOG > Noticias Negocios > Diferencias entre persona Física y Moral

Diferencias entre persona Física y Moral

23/12/2019 10:30:27 AM

Regimen-fiscalLa primer pregunta que tendrás a la hora de lanzar tu empresa es: ¿soy una persona física o moral? Bueno, la respuesta rápida es que tú como individuo eres una persona física, pero si tu empresa está conformada por socios, deberán ser una persona moral.

Vamos a explicar esto de una forma más detallada, pero de una vez te adelantamos que ambos tienen obligaciones ante el Servicio de Administración Tributaria, por lo que es necesario que sepas a cuál debes inscribirte para cumplir correctamente con tus obligaciones.

Personas físicas

El SAT lo define como el individuo miembro de una comunidad, con derechos y obligaciones, determinados por un ordenamiento jurídico. Es decir, que cualquier individuo, como tú o como yo, que exista y sea tangible, es por definición una persona física.persona-fisica

Al conjunto de obligaciones que cada persona tiene se llama régimen fiscal y existen diferentes tipos. Para el caso de las físicas que desarrollan actividades de negocio existen los siguientes:

Salarios y prestación de un servicio personal subordinado

Si trabajas para una empresa, recibes como mínimo las prestaciones de ley y te pagan un salario, entonces perteneces a este régimen. Tus obligaciones son mínimas porque el patrón es el encargado de retener el ISR y presentarlo de forma anual.

Quizá eres empleado y no sepas que perteneces a este régimen, usualmente las empresas son las encargadas de todas las responsabilidades fiscales.

Régimen de Incorporación Fiscal

Este régimen es si realizas actividades empresariales, vendes bienes o prestas servicios que no sean profesionales (artesanos, plomeros, carpinteros). Eso sí, tus ingresos no deben exceder los dos millones de pesos.

Ejemplos de negocios que se pueden sumar a este régimen son las fondas, misceláneas, salones de belleza, carpinterías, fruterías, taxistas, herrerías y todos los pequeños negocios que no desempeñen la actividad de un profesional.

Algunas de tus obligaciones son emitir facturas e informar bimestralmente sobre tus ventas y gastos.

Actividades empresariales

A diferencia del pasado, en este régimen no existe un límite de ingresos y es si realizas actividades comerciales, industriales, de autotransporte, agrícolas, ganaderas, de pesca o silvícolas.

Si perteneces a este tus obligaciones son más y van desde expedir facturas, llevar tu contabilidad y presentar declaraciones mensuales, anuales y declaraciones informativas.

Arrendamiento y en general por el uso o goce temporal de bienes inmuebles

Necesitas darte de alta en este régimen si rentas o subarriendas bienes inmuebles, como departamentos habitacionales, locales comerciales, bodegas, edificios, casas habitación y terrenos.

Además, dentro de tus obligaciones está el llevar tu contabilidad, si optaste por deducciones propias de tu actividad; expedir comprobantes electrónicos, solicitar comprobantes fiscales y presentar declaraciones provisionales de ISR, definitivas de IVA, informativas y la declaración anual.

Así como realizar el pago del impuesto mensualmente en el caso de que rentes un local comercial o casa habitación amueblada.

Servicios profesionales

Súmate a este régimen si eres freelance, desarrollas un proyecto para una persona física o moral y necesitas darles facturas por ello.

Dentro de tus obligaciones se encuentran: generar facturas, llevar la contabilidad, presentar declaraciones informativas, mensuales y anuales.

Personas Morales

De acuerdo al SAT, son el conjunto de personas físicas, que se unen para la realización de un fin colectivo, son entes creados por el derecho, no tienen una realidad material o corporal (no se pueden tocar como tal como en el caso de una persona física), sin embargo la ley les otorga capacidad jurídica para tener derechos y obligaciones.

Es decir, son las sociedades de personas físicas que se unieron para crear una empresa, cada uno de ellos son copropietarios de ella y tienen las mismas responsabilidades ante la autoridad fiscal, pero pueden nombrar a un representante para que todo sea más funcional. En este caso, sólo existen dos regímenes fiscales: el general y el no lucrativos.

Persona moral del régimen general

En este se pueden inscribir las sociedades mercantiles (aquellas sociedades de capital variable, de responsabilidad limitada y otras) asociaciones civiles, arrendadoras financieras, instituciones de crédito; seguros y fianzas, sociedades cooperativas de producción, almacenes generales de depósito, uniones de crédito y sociedades de inversión de capitales, organismos descentralizados que comercialicen bienes o servicios, y fideicomisos con actividades empresariales.Persona moral

Es decir, cualquier empresa que tenga socios, deberá ser parte de este régimen y sus obligaciones son las de emitir facturas, llevar contabilidad, presentar declaraciones anuales, informativas anuales, pagos mensuales, mantener al día sus datos en el Registro Federal de Contribuyentes.

Además, son responsables de retener ISR en caso de pagar salarios, el IVA cuando se hagan pagos a personas físicas por servicios profesionales independientes. Formular un estado de posición financiera y levantar inventario de existencias a la fecha en que termine el ejercicio.

Determinar en la declaración anual la utilidad fiscal y el monto que corresponda a la participación de los trabajadores en las utilidades.

Dependiendo de cada empresa, cambian las obligaciones fiscales que se deben cumplir de acuerdo con las especificaciones de cada ley.

Personas morales con fines no lucrativos

Está pensado para organizaciones que realizan actividades asistencia, de servicios, enseñanza, investigación, administración, entre otras, sin perseguir un fin de negocio. Como ejemplo podemos mencionar: sindicatos, asociaciones religiosas, cámaras, colegios profesionales, asociaciones y sociedades civiles.

También donatarias, sociedades cooperativas, sociedades de inversión, partidos y asociaciones políticas legalmente conocidos, y la misma federación, entidades, municipios y organismo descentralizados.

Quien tribute de esta manera, no está sujeto al Impuesto sobre la Renta, a menos que perciba ingresos por enajenar bienes, por recibir intereses, premios o cuando se tenga conceptos asimilados a remanente distribuible (diferencia que resulta al restar de sus ingresos las deducciones autorizadas, siempre que sus ingresos sean mayores.)

¿Entonces a cuál me sumo?

Eso dependerá de tu situación, si tienes socios, la industria a la que pertenece tu negocio e incluso los ingresos que generas.

Es importante que estés en el régimen adecuado para tener claros todos tus derechos y obligaciones ante la autoridad.

Siempre puedes apoyarte de expertos para que te orienten sobre qué tipo de persona y régimen te conviene, cuáles son sus ventajas y de qué manera podrás llevar la contabilidad de tu negocio. Lo importante es que tengas muy claro el camino a desarrollar de tu negocio.

Recuerda que, si ya estás emprendiendo, siempre puedes sumar una terminal móvil sin necesidad de tener un RFC y aún así cobrar con tarjeta. Así que no tienes pretextos para ofrecer opciones de pagos, sumar clientes y trazar tu camino al éxito.

Por Efrén Pineda

Suscríbete a nuestro newsletter

0 COMENTARIOS